Reflexiones

Este verano, #hazteSkinChecker

verano-1330x550

Se acerca el verano, y con él las terracitas, los primeros baños en la piscina, los atardeceres en la playa… ¿A quién no le gusta esta época del año? Estoy seguro de que en las últimas semanas te ha empezado a mejorar el ánimo, ver que el sol te sigue esperando cuando sales del trabajo, o la universidad, como diciéndote “¿qué hacemos hoy?”, y tú con ganas de aprovechar cada minuto antes de llegar a casa.

El verano es, sin duda, una de las mejores estaciones del año. Especialmente cuando tienes vacaciones para disfrutarlo. Y que lo admita un chico del norte, enamorado de la lluvia y el frío… Las cosas como son, yo también disfruto del verano. Pero ahora que empezamos a exponer nuestra piel al sol, esa piel que ha estado como “escondida” durante todos estos meses, este chico del norte es precavido y no le gusta eso de correr riesgos.

playa2-1330x550

Hace unas semanas conversaba con unos amigos, explicándoles lo importante que es utilizar protección solar adecuada. Sí, desde que trabajo en una empresa cosmética, mis amigos se lo pasan genial cada vez que trato de educarles. Estuvimos hablando de las burradas que hacemos los jóvenes, utilizar cremas de muy baja protección (en los últimos años, yo he utilizado cremas de SPF 15 o incluso SPF 8), y qué decir de esos aceites bronceadores que utilizan algunas amigas… No sabemos lo que nos estamos haciendo.

Pues bien, en mi tarea evangelizadora, traté de explicarles que en nuestro día a día (desde ya, Mayo, sin esperar a verano) deberíamos utilizar protectores con SPF 30, y cuando empecemos a ir a la playa cambiarlos por un SPF 50. «Pero, eso es una locura, nunca me pondré moreno con SPF 50», me decía alguno. Y es que, para mis amigos (y para mí hasta hace unos meses) a mayor SPF menor bronceado, yo al menos estaba completamente convencido de eso. Y, por desgracia, la mayoría de mis amigos lo siguen creyendo…

First things first, empecemos desmintiendo este falso mito. El SPF (sun protecting factor, o factor de protector solar) no tiene NADA que ver con lo moreno que te pones o dejas de poner, no al menos directamente. El SPF es más bien una medida de tiempo: indica cuánto tiempo más nos protege ese fotoprotector frente a los daños del sol. Una piel, sin ningún tipo de protección, tarda en quemarse aproximadamente unos 15 minutos; el SPF multiplica ese tiempo, lo ralentiza. Así, utilizando una fotoprotector con SPF 10, nuestra piel tarda 10 x 15 (150) minutos en quemarse. ¿Y utilizando un SPF 50? Haz el cálculo.

En este sentido, y en contra de lo que muchos pensamos, no dejas de ponerte moreno por utilizar SPF 50, sino que puedes estar “tranquilo” durante más tiempo, que tu piel estará protegida. Eso sí, tendrás que reaplicar el fotoprotector pasadas unas horas (y especialmente después de cada baño). Qué, ¿no me crees? Si quieres, puedes leerlo en Wikipedia.

Ahora en serio, a todos nos gusta el sol, pero es importante protegerse. De acuerdo con la Asociación Española Contra el Cáncer (AECC), debido a la disminución de la capa de ozono y las modas del bronceado, cada año se detectan más de 2.000.000 de nuevos casos de cáncer de piel en el mundo. En España, las cifras no pasan desapercibidas: el crecimiento es constante, entre 2008 y 2012 se ha pasado de 3.600 a 5.000 casos. El Melanoma es, aunque de los menos frecuentes, el más peligroso de los casos de cáncer de piel, y se espera que se dupliquen los casos de Melanoma en los próximos 20 años. Vamos, que no es moco de pavo.

Pero, no todo son malas noticias. ¿Sabías que el 90% de los casos de cáncer de piel se curan si se detectan a tiempo? Con este potente mensaje arranca la campaña de concienciación y prevención del daño solar de La Roche-Posay. Con una web específica para la campaña, una sección con contenido médico e incluso un autobús educativo que recorrerá +70 ciudades este verano, el objetivo de esta campaña es concienciar a los ciudadanos de los riesgos de una exposición sin protección. Dicen que una imagen vale más que mil palabras, aquí os dejo el vídeo:

Cuando enseño este vídeo a mis amigos, muchos me dicen «¡Qué vídeo más chulo!»«¡Cómo mola la campaña!». Pero algunos también me preguntan «Oye, el vídeo está muy bien, pero ¿qué significa eso de ser SkinChecker?».

Pues bien, tal y como yo lo entiendo, ser SkinChecker significa ser alguien que se preocupa por su piel. Más allá, no sólo por su piel, sino por la de los que más quiere. Ser SkinChecker significa ser proactivo, y buscar información, y compartirla. Ser SkinChecker significa revisar tus lunares al menos una vez al año, especialmente aquellos que no vemos a diario, como los de la tripa, espalda, palma de las manos y planta de los pies.

IMG_8100

Ser SkinChecker significa ser consciente de los beneficios y los riesgos del sol, y protegerse. Ser Skinchecker significa disfrutar del verano sin riesgos, porque en realidad no merece la pena correr riesgos. Dentro de 40 años, cuando tu piel esté seca, arrugada, con manchas (y ojalá se quede sólo en eso), no recordarás lo bronceado que salías en las fotos de aquel verano, sino que te arrepentirás de no haber utilizado la protección adecuada a tiempo. O quizás no sea necesario.

Ser SkinChecker, al fin y al cabo, significa no llegar a esa situación, no hacer el primo. La protección es la mejor prevención. Este año, disfruta de un verano sin riesgos. Este verano, #hazteSkinChecker.

Empieza el calor y el Sol pega fuerte☀️ Hazte #hazteskinchecker protegete y cuida tu piel! @larocheposay_es Una foto publicada por Soraya Arnelas (@soraya82) el

Únete al movimiento #HAZTESKINCHECKER con @larocheposay_es y únete al movimiento!! Revisa tus lunares!! #normaparalavida

Una foto publicada por Sigueme en Mi Blog De Mujerhoy (@normaruizita) el

Y tú, ¿cómo te proteges del sol? ¿Conocías ya esta campaña? Si te ha gustado el post, ayúdanos a difundir el vídeo. Y si además quieres conseguir un par de muestras de fotoprotector solar (completamente gratis), #hazteSkinChecker haciendo click aquí.

Que tengas buena semana.

BohemianLikeYou

Join the discussion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *