Viajes

Guatemala (1)

«Hay cosas de Guatemala que jamás se olvidan: el olor de una tortilla recién hecha, la embestida a todos los sentidos de un mercado callejero típico, el placer de nadar en una cascada tras una sudorosa caminata por la selva, la gente que se conoce en ruta y que deriva en amistad para toda la vida…»

18394Con estas palabras comienza la introducción de mi guía sobre Guatemala (Lonely Planet, 4ª edición), que con suerte adquirí en los últimos minutos antes de coger mi vuelo hacia Miami en la terminal 4 de Madrid. Siempre me ha gustado eso de dejar las cosas para el último minuto, creo que se disfruta más con un poco de tensión en la vida. Los planes son buenos sólo cuando sabes que tienes margen para improvisar y cambiar a otros planes. ¿No es cierto?

Con estas palabras comienza también mi aventura, el que puede haya sido uno de los mejores veranos de mi vida, que trataré de resumir en los siguientes posts. En una de las primeras entradas de mi blog mencionaba que me apasiona viajar, conocer personas y culturas nuevas, y el destino me brindó esta oportunidad que no podía rechazar. Guatemala, el corazón del mundo Maya, es algo más que bonitos paisajes, majestuosos lagos e imponentes volcanes, ajetreados mercados y coquetas aldeas coloniales. Guatemala son sus personas, y es increíble el poco tiempo que se necesita para darse cuenta de ello.

IMG_3948

Hace un par de años conocí a Marien, una alegre guatemalteca dispuesta a cambiar el mundo. Con un bonito proyecto en mente, Marien me abrió las puertas de su casa, su familia y su país. En los siguientes posts hablaré también de ella, sus tres hermanas que han sabido ser también mis hermanas, sus padres que han sabido protegernos como si fuéramos sus propios hijos, y su bonita casa (todavía en proceso de construcción) a las afueras de la bulliciosa ciudad de Guatemala, en un bonito pueblo llamado San Lucas de Sacatepéquez. Y hablaré también de ese proyecto, Niños de Guatemala, pero eso será más adelante.

IMG_8331

Antes de ponernos a recorrer el país, conozcamos un poco de su historia. Es importante comprender que antes de los colonos españoles había vida en Guatemala.  Y no sólo “vida salvaje”, como se ha escrito en muchos libros de historia, sino vida de una inteligencia tal que permitió la existencia de una de las civilizaciones más importantes de la historia de nuestro tiempo: los Mayas. De ellos habréis oído hablar por las pirámides, sus artesanías, su calendario (y el tan debatido fin del mundo), entre otros. Pero hay mucho más.

mapaUna de las teorías comúnmente aceptadas propone que los primeros habitantes de América llegaron desde el Siberia, cruzando las tierras ahora sumergidas por el estrecho de Bering (10.000 a.C.). Estos nómadas, que convivieron inicialmente con los mamuts, migraron gradualmente hacia el centro y sur del continente, donde se asentaron  y basaron su modo de vida en la agricultura, artesanía y ganado. Los habitantes de la actual Guatemala trabajaron especialmente el maíz, un elemento muy importante en su historia ya que según la cultura Maya está en este cereal el origen de las personas.

La historia de la civilización Maya, recogida en varios libros entre los que destaca el Popol Vuh, marca un inicio en el 13 de agosto del año 3114 a.C., momento en que fue creado el mundo y la primera fecha en el calendario Maya de cuenta larga (más adelante dedicaré un post únicamente a este calendario). A continuación cito un extracto de la guía Lonely Planet antes mencionada sobre la creación del mundo:

«La fecha de la creación que aparece en inscripciones en todo el mundo Maya es 13.0.0.0.0, 4 Ahaw, 8 Kumk’u; según nuestro calendario, el 13 de agosto del 3114 a.C.

Ese día los dioses creadores colocaron tres piedras en las oscuras aguas que cubrían el mundo primigenio, formando una chimenea cósmica en el centro del universo. Entonces prendieron fuego divino mediante un rayo, dando así vida al mundo.

“Este relato de la creación tiene su eco en los primeros capítulos del Popol Vuh, libro compilado por miembros de la nobleza Maya poco después de la conquista española.

“Este es el relato de cuando todo es aún silencioso y plácido. Todo está inmóvil y en calma. Sosegado y vacío está el seno del cielo. Estas son pues las primeras palabras, el primer parlamento. Aún no existe persona, animal, ave, pez cangrejo, árbol, roca, valle, cañón, pradera o bosque…

“En completa soledad se hallan el Artífice y el que da Forma, Soberano y Serpiente Quetzal, quienes han parido y quienes han engendrado hijos. Está también Corazón de Cielo (un dios rayo), que según se dice es el nombre de dios…

“Entonces dieron origen las montañas del agua. Inmediatamente se formaron las grandes montañas. Fue sólo su esencia espiritual, su milagroso poder, la causa de la concepción de las montañas.”»

 IMG_4512

Similar a lo que sería una Biblia para los cristianos o un Corán para los musulmanes, el Popol Vuh narra la historia de la civilización Maya. Acerca de la creación de la humanidad, dice lo siguiente:

«Los dioses intentaron crear al ser humano tres veces antes de conseguirlo. Primero crearon a los ciervos y otros animales, pero no siendo estos capaces de hablar adecuadamente para honrar a los dioses, fueron condenados a ser devorados.

A continuación crearon una persona con barro. Al principio habló, “pero sin conocimiento ni entendimiento” y no tardó en convertirse de nuevo en lodo.

El tercer intento de los dioses fueron seres humanos tallados en madera; igualmente imperfectos, fueron destruidos. El Popol Vuh afirma que los supervivientes de estos hombres de madera son los monos que habitan en los bosques.

“Los dioses finalmente acertaron al descubrir el maíz, creando la humanidad:

“Así su cuerpo y forma recibieron la expresión de nuestra primera madres y nuestro primer padre. Su carne era simplemente las espigas amarillas y blancas del maíz…”.»

Se habla de tres períodos en la civilización Maya: el preclásico (2000 – 250 a.C.), en el que se dio el auge del comercio (sal, cacao y jade) y la construcción de las primeras grandes ciudades (Nakbé y El Mirador); el clásico (250 a.C. – 900 d.C.), fase en la que se desarrolló la civilización más brillante de la América prehispánica, abarcando las zonas de México, Honduras, Guatemala y Belice, se crearon grandes ciudades (entre las que destacan Tikal en Guatemala y Chichén Itzá en la península de Yucatán) y se desarrolló el calendario Maya; y el postclásico (900 – 1524 d.C), en el se inició la quiebra de la civilización Maya clásica, con el abandono de Tikal y el resto de la zona del Petén hacia las montañas del suroeste de Guatemala.

IMG_9066

En el siglo XVI llegaron los españoles de la mano de Hernán Cortés y Pedro de Alvarado, uno de sus más brutales lugartenientes, que arrasaron con la sociedad indígena a la que explotaron y esclavizaron durante el periodo colonial (hasta el siglo XIX). También llegó la Iglesia católica, que de la mano de frailes como Bartolomé de las Casas ayudó a denunciar la violencia en las colonias y conseguir que los esclavos pasaran a ser tratados como vasallos de la Corona. El proceso conversor de la Iglesia católica fue rápido gracias a su carácter pacífico y su tolerancia hacia las creencias tradicionales, dándose en algunos casos la mezcla entre ambas. La Iglesia también fomentó la educación en lenguas indígenas, cosa que hizo de esta religión una de las más fuertes del país.

A día de hoy, 15 de septiembre, en el año 1821, Guatemala conseguía su independencia de España uniéndose al fugaz imperio mexicano. Dos años más tarde, en 1823, Guatemala, El Salvador, Honduras, Nicaragua y Costa Rica formarían las Provincias Unidas de Centroamérica. Esta alianza, sin embargo, estuvo marcada por enfrentamientos civiles, hasta su disolución en 1840 cuando Guatemala obtendría finalmente la independencia total.

Los descendientes de los Mayas, junto con otros pueblos indígenas como los Xincas y los Garífunas, sobrevivieron a la época colonial, así como a los posteriores gobiernos (y sus terribles dictadores como el indeseable Rios Montt) de la República de Guatemala hasta la actualidad. De hecho, en torno al 60% de la población guatemalteca es indígena, y la mayoría vive de la agricultura y el comercio (telas, artesanías, alimentos…). Os dejo algunas fotos, espero que os gusten.

IMG_4033

IMG_4002

Guatemala es, sin duda, un país increíble que te deja sin respiración. Pero, además de hermosos paisajes, tiene una historia, y me parecía importante dar unas breves pinceladas sobre la misma. Soy consciente de que me dejo muchas cosas en el tintero, pero también os invito a que vosotros indaguéis por vuestra propia cuenta.

En las próximas entradas hablaré de algunos de mis viajes por el país, del calendario Maya, de la escuela en la que he pasado dos de los mejores meses de mi vida… y algunas cosas más. Gracias por leer (y compartir) este post. Ah, por cierto…

¡Felíz día de la Independencia!

BohemianLikeYou

Viajes

Mongol Rally

Hace cuatro meses comenzaba mi aventura con el primer post de este blog. ¿Te acuerdas? Me subía al tren con ganas de contar experiencias en distintos viajes (tanto míos como de algún amigo), compartir gustos musicales y desvariar sobre algún que otro tema que me pudiera venir a la cabeza. Pero, sobre todo, prometía aventuras, y el autor de este blog lleva demasiado tiempo sentado en el sofá. Concursos, exámenes, proyectos de fin de carrera… todo ha terminado, ya no tengo más excusas. ¿Y si nos levantamos?

Comenzamos con un proyecto que mi hermano se planteó hace varios años, y que por fin este año llevará a cabo. Si has leído alguno de mis posts, ya sabrás que yo prefiero explicar las cosas con fotos y vídeos. Así que allá va, os presento el Mongol Rally:

“Imagina que estás perdido en un inmenso desierto, a cientos de millas de la civilización, conduciendo una carraca de la que hasta tu abuela se avergonzaría. De repente, pierdes las ruedas y las únicas herramientas de las que dispones son tus calcetines y un par de melocotones secos. Eso es el Mongol Rally – 10.000 millas (unos 16.000km) de pura aventura en montañas, desiertos y algunos de los parajes más remotos de la tierra.” 

El anterior párrafo es un extracto de la web oficial, no podría haberlo descrito mejor con mis propias palabras. Se trata de un rally que, partiendo de diferentes ciudades europeas (Londres, Barcelona, Milán…), tiene un sencillo objetivo: llegar sanos y salvos a Ulán Bator, capital de Mongolia. ¿Así de sencillo? Bueno, en realidad, las condiciones son un poco precarias: existen limitaciones en los vehículos permitidos, tú te preocupas de tus reservas de alimentos e higiene, en caso de accidente o quedarse tirado en el desierto… puedes imaginártelo. Y, ¿la recompensa?

Mongol Rally

Mongol Rally

Mongol Rally

Mongol Rally

Mongol Rally

(Imágenes: http://www.theadventurists.com/the-adventures/mongol-rally)

Mi hermano es, sin duda, una de las personas más aventureras que conozco. Desde salto en paracaídas, recorrer la costa oeste de EEUU en Harley Davidson,  y un largo etcétera, ésta es la última aventura que se ha propuesto. O la primera. Y lo mejor de todo es que tiene un fin solidario. Una vez llegas al destino, si es que llegas, donas el coche a una entidad local. Del mismo modo, para participar en el Mongol Rally, además de cumplir los estrictos requisitos, hay que recaudar dinero para varias ONGs. Y aquí es donde nosotros podemos echar un cable.

En Euskera (vasco), “Hemendik Horra” significa “De Aquí Para Allá”. Ése es el título del nuevo blog de mi hermano. Podéis acceder a él haciendo click aquí. En este blog encontraréis información actualizada sobre cómo va su aventura (localización, fotos, anécdotas…) y además podréis colaborar con una pequeña donación en las ONGs de Great Ormond Street Hospital Children’s Charity y en la de Cool Earth. Yo acabo de aportar mi pequeño granito de arena. ¿Y tú? ¿Te animas?

Dentro de unos días comienza la gran aventura de mi hermano, una que posiblemente no olvide nunca. En unos días comienza también mi aventura, mes y medio de voluntariado en Guatemala. Un sueño hecho realidad. Pero hablaré más de ello dentro de unos días en otro post.

¿Y tú? ¿Qué planes tienes para verano? ¿Alguna aventura a la vista? ¿Recuerdas alguna aventura que marcara un antes y un después en tu vida? No dudes en compartirla con nosotros. Y, como siempre, si te ha gustado este post, no dudes en compartirlo en tus redes sociales favoritas. Porque todos somos bohemios… ¡hasta pronto!

BohemianLikeYou

Viajes

Reikjavik

Hoy tengo el placer de presentaros a Mónica, una muy buena amiga, y la primera colaboradora de este blog. Espero que disfrutéis de su experiencia y, en especial, de la ciudad que nos presenta.

mapa

¡Halló! Soy una de esas Erasmus que, al igual que Iñigo, “se fue al Norte a pasar frío” y estoy aquí de invitada para hablaros de otro punto del mapa en el que merece la pena poner una chincheta. Destino: Islandia ¿Por qué? Trataré de explicároslo contándoos mi experiencia. Pero como un post no es suficiente para describir este “mundo aparte” flotante en el Atlántico Norte (y cercano al Ártico) me centraré en un solo lugar, su capital Reykjavík. Más adelante publicaré otro segundo post, en continuación a éste, hablando un poco más de Islandia como país a visitar.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

(Imagen: www.tomaskubes.net)

Cuenta la leyenda que la capital islandesa fue fundada allá por el año 874 por el vikingo noruego Ingólfur Arnarson quien, al desembarcar en un lugar lleno de vapores que salían de la tierra, nombró a la zona Reykjavík (Bahía Humeante). Sin embargo, hoy en día la situación ha cambiado mucho y si viajamos a Islandia no llegaríamos en barco vikingo sino que aterrizaríamos en el aeropuerto de Keflavík y cogeríamos el Flybus para llegar a la ciudad.

Esta ciudad lleva un “flow” mucho más tranquilo que otras capitales y por eso, callejear por la calle principal Laugavegur es la mejor manera de empezar el tour.

photo2

(Imagen: http://1.bp.blogspot.com)

Se trata de calle más comercial y activa de la ciudad, y podréis encontrar desde tiendas carísimas de primera calidad hasta otras de segunda mano estilo “Thrift Shop” del rapero Macklemore. Por el camino, tampoco os faltarán restaurantes, cafés, pubs o tiendas de souvenirs.

Cuando empecéis a callejear estad tranquilos por las carteras, la criminalidad en este país apenas existe y Reykjavik se caracteriza por ser pacífica y amigable. Si os perdéis, aunque como buenos norteños los islandeses son cerrados a la hora de establecer relaciones, son gente muy honesta y amable que no tendrá ningún problema en ayudaros a encontrar los siguientes puntos que tendréis que marcar en el mapa.

El Viajero Solar (derecha) es una famosa escultura cerca del muelle que apunta hacia el sol cuando éste se pone en el norte y que representa la llegada de los colonos vikingos. Si continuáis andando, dejando el mar a vuestra derecha, encontraréis el palacio de conciertos y conferencias Harpa. ¿Habéis visto alguna vez el Kursal? Pues podríais pensar que son parientes.

photo3

(Imagen: http://farm7.staticflickr.com)

Una vez os adentráis en el casco antiguo, os encontraréis en el núcleo de la ciudad: lugar donde se agrupan los edificios políticos más importantes, museos, teatros, bibliotecas y el Lago Tjörnin. Éste es otro de los lugares más turísticos y bonitos de la ciudad. Si vais en invierno… aprovechad a caminar sobre las aguas sin peligro de mojarse.

photo4

(Imagen: http://www.reykjavik.com)

Un poco más alejada, cerca de la modernísima universidad privada Reykjavík University, se encuentra Nauthólsvík: la playa térmica creada utilizando las corrientes naturales de agua caliente para permitir, tanto a los locales como a los turistas, darse un chapuzón en el Atlántico sin morir en el intento.

Por último, otro de los sitios más visitados es Hallgrímskirkja. Esta iglesia de nombre impronunciable está situada en el centro de la ciudad y se ha convertido en uno de los símbolos más conocidos de Reykjavík por ser el edificio más alto del país (74,5 metros) y por su inusual diseño, con el cuál que representa las columnas volcánicas islandesas. ¿Un consejo? Aprovechad a subir a lo más alto para contemplar la ciudad presumir de panorámica en Facebook.

¡Ah! Otra opción para ver esta iglesia y callejear por Reykjavík al ritmo de buena música es este videoclip de Retro Stefson, uno de los grupos más famosos de Islandia:

Habiendo visto los lugares más característicos de la ciudad, todavía tenemos algo de tiempo para salir a las a fueras y realizar dos tours de obligado cumplimiento. El primero, La Blue Lagoon. Esta laguna es un famosísimo balneario geotermal situado en un campo de lava donde puedes darte un baño caliente relajante y aprovechar las beneficiosas propiedades de esta agua para la piel. ¡Dato! Debido a los azufres, el olor puede ser un poco incómodo al principio.

photo6

(Imagen: http://www.iheartreykjavik.com)

El segundo es el conocido tour Golden Circle. En este recorrido de 3 etapas visitarás:

  • el parque nacional de Þhingvellir donde se halla la mayor falla del mundo (zona de contacto entre la placa norteamericana y la euroasiática)
  • el valle donde se encuentran los famosos geisers Geysir y Strokkur
  • la cascada más caudalosa y espectacular de Europa: Gullfoss.

photo7

En cuanto a la Gastronomía… tampoco os dejará de sorprender. Los platos típicos son Harðfiskur (pescado seco), Hákarl (carne fermentada de tiburón ), ballena, frailecillo y cabeza ahumada de cordero entre otros. Por eso, os recomiendo: ¿una especialidad? El yogurt islandés Skyr ¿Comer a lo islandés? Una hamburguesa en Prikid o Hamborgarafabrikkan ¿Un restaurant chic? Sjavargrillid ¿Y un cafecito? C is for cookie (café local donde me encontré a la cantante Björk) o Babalú.

Para terminar, no podría hacerlo de otra manera que comentando la vida nocturna. “Beber como un islandés” y “La capital más caliente de Europa” son algunos de los conocidos atributos que auguran una buena fiesta. Los cafés se convierten en clubs nocturnos y la gente sale de fiesta como si no hubiera mañana. Algo que me preguntaba todas las noches era: pero, ¿dónde se mete toda esta gente de día? Ahora lo sé, durmiendo la mona.

En fín, aunque cuatro meses viviendo en Islandia dan para muchas historias, es hora de despedirse. Espero que si alguna vez habíais pensado visitar Islandia ya estéis mirando fechas en el calendario y, si por el contrario nunca se os había ocurrido, ojalá este post os haya tentado un poco. Yo ya he puesto mi chincheta… y vosotros, ¿a qué esperáis?

Vertu blessaður!

Photo8

Creo que no podría elegir a nadie mejor para ser la primera colaboradora de esta sección… Sin duda, Islandia es un país que he marcado en el mapa y espero visitarlo muy pronto. Mónica nos ha guiado por los principales lugares de la capital, pero también nos ha enseñado esos rinconcitos personales que mejores recuerdos le traen de su experiencia Erasmus.

¿Tú qué dices? ¿Has tenido la suerte de visitar este país? Si no lo has hecho, ¿te han entrado ganas después de leer este post? Si la respuesta es afirmativa, ¡no te olvides de compartirlo con tus amigos! Estoy seguro de que también hay bohemios ahí arriba. ¡Hasta pronto!

BohemianLikeYou

Viajes

Tallin

Puede que no tenga muy claros todos mis principios, pero hay algo de lo que no tengo ninguna duda: “allá donde fueres, haz lo que vieres”. Y así lo hice. No pasó ni una semana desde mi llegada a Helsinki cuando más de un local me dijo que TENÍA que ir un día a visitar Tallin. Y pensé, ¿por qué no?

mapa

A tan sólo 2 horas en ferry, no podía dejar de acercarme esta ciudad (y anotar así una nueva entrada en mi lista de países visitados). Lo hice. De hecho, me gustó tanto la ciudad que lo hice dos veces: en octubre con uno de mis mejores amigos y en diciembre con mis padres. Ahí va mi experiencia.

Antes de empezar, un poquito de historia. Como ocurría con Finlandia, este país no ha conocido la independencia hasta una fecha muy reciente (1991). Los daneses fueron, a principios del siglo XIII, los primeros en conquistar la fortaleza estonia situada en lo alto de la colina de Toompea. Cuenta una vieja leyenda que esta colina fue erigida piedra a piedra por Linda, que en un eterno luto llevaba a diario piedras a la tumba de su marido Kalev.

A los daneses les sucedieron los alemanes durante los siglos XIV y XV, quienes integraron esta ciudad en su extensa Liga Hanseática (una confederación de ciudades y comunidades comerciantes alemanas a lo largo del mar Báltico). Los suecos también tuvieron su porción del pastel durante el siglo XVI, protegiendo a Estonia de las amenazas del Zar Ivan El Terrible, hasta la Gran Guerra del Norte (1710), cuando el Imperio Ruso consiguió asentarse en la ciudad.

301806_10151167119636244_559890482_n

El período ruso, bajo el dominio del Zar Pedro El Grande (quien da nombre a San Petersburgo, ciudad de la que hablaremos próximamente), fue un período de importante desarrollo económico y cultural. Tras construir la línea de ferrocarril que unía Tallin con San Petersburgo en 1870, esta ciudad se convirtió en un importante puerto comercial. De hecho, su ubicación estratégica sirvió para conectar los países de Europa Occidental, el sur de Escandinavia y el Imperio Ruso. Durante la I Guerra Mundial, Estonia proclamó su independencia, hasta que en 1940 los rusos volvieran a invadir estas tierras. Medio siglo después, con la caída del muro de Berlín (1991), Estonia logró por fin la independencia.

Paseando por sus callejuelas te transportas a una época medieval, no sólo por las fachadas de los edificios y los caminos empedrados, sino por la esencia que desprenden los puestitos de almendras en cada esquina y las numerosas tiendas de souvenirs.

Recomiendo encarecidamente hacer una parada en el famoso restaurante Olde Hansa, en el que comeréis a la luz de los candiles y los camareros os atenderán ataviados de vestimentas medievales. ¿El plato principal? La carne de oso. Sé que, así dicho en frío, impresiona. Pero como decía antes, “allá donde fueres…”. Y es que debe ser lo típico. (Eso sí, a mí, personalmente, no me gusto nada).

Olde Hansa
(Imagen: balticmissionarymemories.blogspot.com)

Entre los lugares que recomiendo visitar está la Catedral de Alexander Nevsky (a la izquierda), de estilo ortodoxo, situada en la zona alta de la muralla principal del casco antiguo (Pikk jalg).

73645_10151167097631244_695643348_n

No muy lejos queda la plaza del ayuntamiento (Raekoja plats), centro histórico de Tallin, en el que se vienen celebrando festivales y mercados desde el siglo XI hasta hoy en día. Los más importantes, el festival de comienzos de junio (en el que se organizan puestos de artesanía, conciertos, bailes e incluso bodas medievales) y el mercado de navidad (desde principios de diciembre). Adjunto una foto de éste último:

736227_10151167112686244_819752007_o

Por último, os dejo una bonita postal desde un mirador a lo alto de la colina, con vistas a toda la ciudad:

294042_10151167093111244_1111849923_n

¿SABÍAS QUE…?

  • Tallin fue declarada, en 1997, ciudad patrimonio de la UNESCO
  • Celebró en 2002 el concurso de Eurovisión en el que Rosa cantó el popular Europe’s Living a Celebration
  • Es la ciudad en la que se creó Skype en 2003 (¡no todo se inventa en Silicon Valley!)
  • Ha sido, en 2013, la primera capital europea en instaurar el transporte público gratuito
  • Debido a sus bajos impuestos, recibe un importante número de turistas nórdicos que viajan en el día únicamente para comprar alcohol y tabaco

Tallin es una ciudad con un encanto único, y eso es difícil plasmarlo en palabras. Aunque se trata de una ciudad medianamente grande, yo os he hablado únicamente de la parte antigua (Vana Tallinn), la que me dio tiempo a ver. Pero quizás alguno de vosotros haya visto más y le apetezca compartirlo con nosotros. ¿Tú? ¿Has estado alguna vez en Tallin? ¿Con qué recuerdo te quedas? Recuerda, si te ha gustado, ¡no te olvides de compartir!

BohemianLikeYou

Viajes

Helsinki

Estaba claro, no podía inaugurar esta sección de otra manera. Si has leído la primera entrada de este blog, ya sabrás que he pasado cuatro meses estudiando en Helsinki, Finlandia. Y es muy posible que te preguntes, ¿por qué irte tan lejos? Si te soy sincero, aún no lo sé.

Hace exactamente un año, no recuerdo si fue en febrero o marzo de 2012, tuvimos que elegir nuestro destino Erasmus. Y Helsinki no era mi primera opción. Sabía que quería irme al norte, no me importaba pasar frío (pobre de mí, no sabía lo que me venía por delante) y que quería tener la oportunidad de viajar. Hice una lista de los 20 destinos donde me gustaría ir, encabezada por Copenhague (tenía una ridícula obsesión con esta ciudad). Recuerdo que los ocho primeros fueron los siguientes:

  1. Dinamarca
  2. Suecia
  3. Finlandia
  4. Noruega
  5. Islandia
  6. Boston (¡un infiltrado!)
  7. Escocia
  8. Inglaterra

From Bilbao to Helsinki

Cuando me llegó el turno de elegir, los dos primeros destinos ya estaban ocupados. El azar se había adelantado y era como si quisiese decidir por mí. Como incentivo, yo era el primer estudiante de mi universidad en escoger esta ciudad. Y, casualidades de la vida, una de mis mejores amigas, aunque tenía otras preferencias, decidió unirse a la aventura. Así que allí nos embarcamos, con lo puesto, unos meses más tarde (el 3 de septiembre 2012) ¡a la conquista de Escandinavia!

Helsinki (Helsingfors), también conocida como “la perla del Báltico”, es la actual capital de Finlandia. Y digo actual, porque no siempre lo ha sido. A lo largo de su historia, Finlandia ha sido un país que ha vivido sometido a enfrentamientos entre Suecos y Rusos. De hecho, hasta 1809, la capital estaba en Turku (al sudoeste, más próxima a Suecia) y fueron los Rusos los que, durante la Guerra de Finlandia, movieron la capital a Helsinki (al sudeste). Si te interesa, puedes encontrar un breve resumen de lo que ocurrió en Wikipedia.

Se trata de una ciudad medianamente pequeña, te puedes desplazar andando a cualquier lugar. Otra cosa es que, cuando las temperaturas no son tan agradables, la gente prefiera coger el metro. La imagen superior (al comienzo del post) muestra la zona del puerto principal, en el que se encuentra la plaza del mercado (Kauppatori), situado muy cerca de la catedral, la lujosa avenida Esplanadi y a la zona comercial. Muchas tardes, al acabar las clases, me acercaba a esta zona a tomar un cafe, despejarme y ver la gente pasar. Si visitáis la ciudad, no dejéis de entrar en Cafe Esplanad y probar uno de sus bollos de canela, o de chocolate, o cualquiera de sus tartas… Os aseguro que no os defraudará.

Helsinki Central Railway Station

(Foto: http://commons.wikimedia.org)

Sobre estas líneas, una foto de la estación central de Helsinki (Rautatientori), en la que convergen los trenes de corta y larga distancia, el metro, los autobuses y el tranvía. Posiblemente hayáis visto alguna vez la imagen de estas estatuas, simbolizando cuatro hombres que iluminan su entrada cuando cae la noche, y que despiden también a los pasajeros que llegan a su destino. Seguro que se quedaron con mi cara, y es que pasaba por delante de ellos muy a menudo.

Sibelius monument

(Foto: http://helsinkippusa.files.wordpress.com)

El monumento en honor de Jean Sibelius, un famoso compositor finlandés. El arte, la música, el diseño, la arquitectura… son esencia de este país. No puedo dejar de mencionar a Alvar Aalto, que daba nombre a mi universidad, un diseñador y arquitecto cuyas obras son reconocidas en todo el mundo. Me quedé con la espinita de no haber visitado el museo de arte moderno (Kiasma). Quedaron muchas cosas sin hacer, y eso me anima porque cada vez tengo más motivos para volver!

finland_helsinki_senate_square

(Foto: http://galahotels.files.wordpress.com)

Sobre estas líneas, una bonita imagen de la plaza del senado, al pie de la catedral. En ella se organiza anualmente el mercadillo de navidad (St. Thomas christmas market) en el que venden artesanías y dulces típicos. A continuación, unas fotos que saqué en diciembre, cuando inauguraron la iluminación navideña.

705286_10151119576626244_221210407_o

192587_10151119576681244_1777570773_o

Helsinki

Me quedo con una frase de la guía Lonely Planet: “Helsinki es una ciudad nocturna, incluso cuando hay luz”. Y es que la falta de luz es un hecho (pasamos de tener unas 10 horas diarias en septiembre a apenas 4 en diciembre), y esto puede afectar al estado de ánimo. Aun así, si eres de los que no te gusta quedarte en casa, esta ciudad ofrece multitud de planes para todos los gustos. Desde centros comerciales, cafeterías y terrazas, museos, mercadillos, pistas de patinaje sobre hielo… Es, sin duda, una ciudad en la que rara vez tendrás que rebuscar para encontrar algo que hacer.

Os dejo un enlace a una guía de la ciudad, por si algún día tenéis la suerte de poder viajar a Finlandia.

Es bonito tener la oportunidad de escribir acerca de esta ciudad, me trae muy buenos recuerdos. Y quedan tantas cosas sin contar… Supongo que siempre podré volver, quien sabe, quizás dentro de no tanto. Hasta entonces guardaré muy buen recuerdo de mi segundo hogar.

Y tú, ¿qué dices? ¿Has estado alguna vez en esta ciudad? ¿Cuál es ese sitio que sientes como tu segundo hogar? Anímate, cuéntanos algo sobre ti. Y, si te ha gustado lo que has leído, comparte este post con tus amigos en cualquiera de tus redes sociales. ¡Gracias por acercarme a esos bohemios que están ahí fuera!

BohemianLikeYou