Reflexiones

Yo cambiaré el mundo

Es cierto, tengo el blog un poco olvidado, y algunos no dejáis de recordármelo… Supongo que tenéis razón.

La última entrada publicada (y digo “publicada”, porque tengo varios borradores pendientes de revisión) es de Enero, hace casi 5 meses! Yo que en mis propósitos de nuevo año me prometía que iba a escribir más… Sí, todos lo sabíamos, son propósitos que rara vez se cumplen.. aun así, merecía la pena intentarlo =)

Screen Shot 2014-05-31 at 15.19.19

(Imagen: http://someecards.com)

Excusas a parte, y ya no me quedan muchas, la única opción era coger el ordenador y proponerme sacar una entrada hoy mismo. Así que aquí estoy, todavía en pijama, en mi apartamento en el Upper East Side de Manhattan. He tardado 5 minutos en escribir esa frase. ¿Cómo decirlo sin que suene.. no sé, raro? Han pasado varios meses desde la última entrada del blog, muchas aventuras y muchos aviones de por medio, y algunos puede que no tengáis ni idea de qué ha sido de mi vida, por dónde me dejo ver estos días y cuáles son mis planes de futuro. Bueno, de eso último no hay mucho. Pero ahí va un breve resumen.

Tras terminar la carrera en Junio 2013, me marché dos meses de voluntariado a Guatemala con uno de mis mejores amigos a vivir con la que hoy considero mi segunda familia. En Septiembre, tras descartar (o más bien, postponer) la idea de marcharme a la India, empecé unas prácticas en una startup en Londres (Pickevent, os recomiendo que le echéis un ojo y os creéis un perfil). Fueron seis intensos meses en los que aprendí mucho, superé los que yo creían eran mis límites, tuve grandes responsabilidades (con sus éxitos y alguno que no fue tan exitoso) pero sobre todo entendí muchas cosas, no sobre la empresa sino sobre mi vida, sobre lo que quiero y no quiero, cosas que compartiré (hopefully) próximamente en el blog.

A finales de marzo hice las maletas y me vine a Estados Unidos. Hace un par de años hice un curso de verano en la New York University, donde conocí al que hoy es mi jefe. De Events Manager he pasado a Production Assistant (el becario) en una de las principales agencias de eventos de la Gran Manzana. En los dos meses que llevo en la empresa he sido parte de los equipos que han producido eventos para 1500 personas en la Estatua de la Libertad, he visto como una nave industrial de Brooklyn se convertía en una gran fiesta de lanzamiento en cuestión de días, fiestas privadas de modelos y varias caras conocidas. Algo que NUNCA hubiera imaginado, sin duda, algo que no figuraba en la lista de salidas profesionales de mi carrera. Pero la vida es eso, una sucesión de eventos inesperados, trenes a los que te subes o que dejas pasar (y te llevan, más tarde, a otras oportunidades).

Airport Waiting Area

(Imagen: http://flickr.com)

Hace un par de semanas volví a España para mi Graduación (la Investidura, así lo llaman). Un año más tarde, sí, no preguntes. Un intenso fin de semana en el que más de la mitad del tiempo lo pasé volando, pero mereció la pena poder ver a mi familia, amigos, antiguos compañeros de clase (y a “los de siempre” gracias a una breve escala en Londres). En mi empresa estaban más emocionados que yo, ‘congrats for your graduation!’  me decían, ‘it´s gonna be a big day!’. No saben que fuera de América no tiramos los gorritos al aire ni tenemos grandes discursos de graduación. Pero el nuestro me gustó. Tuvo momentos emotivos, alguna carcajada también. Muchas referencias a películas y canciones que la mayoría conocemos. Bonitas palabras, que terminaban con el siguiente párrafo:

«(…) Sólo me queda deciros que salgáis ahí fuera, que os comáis el mundo, que seáis felices, y que busquéis la forma de compatibilizar esa felicidad con la decencia, que preguntéis siempre a vuestra conciencia antes que al mercado. Aquí os esperaremos siempre, volved cuando necesitéis nuestra ayuda; venid también para ayudarnos, para enseñarnos lo que habéis aprendido, para compartir con los nuevos cachorros vuestras experiencias y vuestro conocimiento. Tenéis las herramientas, haced buen uso de ellas, construid un mundo mejor que el que os hemos dejado. Haced que nos sintamos orgullosos de haber participado en vuestro proceso de crecimiento, dadnos la oportunidad de decir, “sí, a ese, a esa, le di clase yo”. Y, como decía el sargento de aquella serie de televisión, “tened cuidado ahí fuera”.»

Universidad de Deusto

(Imagen: Fotografía de Imanol Imatz)

En este blog, en diferentes entradas, he mencionado varios discursos de graduación, como el de Steve Jobs en Stanford o el de Tim Minchin en The University of West Australia. Sabias palabras que puede que algunos no compartáis, pero yo al menos yo encuentro inspiradoras. Hoy quiero compartir otro discurso con vosotros, uno que mi hermano me recomendó hace un par de días. Un SEAL de la US Navy comparte su experiencia de entrenamiento militar y da 10 consejos a los recién graduados. Ahí van esos consejos (en inglés):

If you want to change the world..

  1. start by making your bed
  2. find someone that helps you paddle
  3. measure a person by the size of their hearts, not by the size of their flippers
  4. get over being a sugar cookie and keep moving forward
  5. don´t be afraid of the circuses
  6. sometimes you have to slide down the obstacles head first
  7. don´t back down from the sharks
  8. be your very best in the darkest moments
  9. start singing when you´re up to your neck in mud
  10. don´t ever, ever ring the bell

Y aquí el vídeo original (20 minutos que seguro tienes, merece la pena):

«Si quieres cambiar al mundo, comienza por una tarea sencilla cada día. Encuentra a alguien que te ayude a lo largo de tu vida. Respeta a las personas. Sé consciente de que la vida no es justa y fallarás a menudo, pero si corres algunos riesgos, te pones en pie en los momentos más difíciles, te enfrentas a los que abusan de poder, ayudas a los oprimidos y nunca nunca tiras la toalla… Si haces todo esto, la próxima generación, y las que vienen después, vivirán en un mundo mucho mejor al que tenemos hoy, y lo que empezó hoy aquí habrá cambiado el mundo a mejor.»

Porque sólo los que están suficientemente locos para creer que pueden cambiar el mundo lo acaban haciendo.

Me gustaría terminar este post con una canción. Ya sabes cómo funciona esto, si te ha gustado compártelo con tus amigos: un tweet, un like, un share.. todo cuenta, todos somos un poco bohemios. ¡Que tengas un gran día!

BohemianLikeYou