Reflexiones

Propósitos de nuevo año

En el último post compartí con vosotros la historia de Laura, una amiga que se encontraba en uno de esos momentos de la vida en los que te cuestionas las cosas, buscas respuestas, no sabes muy bien dónde ir. Algunos de vosotros os sentisteis identificados con ella, y varios incluso me preguntasteis si por fin había encontrado su camino, si sabía ya lo que quería hacer.

hitchhiker5

(Imagen: http://kellygolightly.com/the-hitchhikers-guide-to-stripes/)

Pues bien, hace poco quedamos para tomar un café. Estuvimos charlando, riéndonos de lo que en su día parecían grandes problemas y que después resultaron ser nada más que pequeños baches; esos que aprovechas para agacharte, atarte bien los cordones de los zapatos y tirar hacia adelante como si nada hubiera pasado. Recordamos nuestros primeros días de universidad, las mejores fiestas, las peores resacas, las eternas tardes en la biblioteca, los proyectos compartidos, nuestros planes de futuro…

Recordamos también nuestro año que estaba a punto de terminar. El mío había sido especialmente bueno. Lo comencé recién llegado de Finlandia, algo deprimido porque echaba de menos el frío nórdico (y, sobre todo, a la gente que conocí en el camino). Creo que todos los que estuvimos de Erasmus volvimos algo cambiados, con una mentalidad más abierta, con ganas de aventura y de aprovechar la vuelta para repostar y continuar el viaje.

norway

Poco después de llegar, y tras cinco inolvidables años como monitor, mis chavales por fin se confirmaron…

arrupe

confirmaciones

… renuncié a un viaje a Cuba a cambio de una experiencia única en la final del concurso de KPMG

kpmg2

kpmg

… terminé el curso (¡y la carrera!) con gente increíble a la que nunca olvidaré…

clase

clase3

clase4

… y comencé mi aventura en Guatemala, de la mano de un gran amigo, en el que sería sin duda uno de los mejores veranos de mi vida…

guate2

IMG_9700

IMG_9927

IMG_9908

… para continuar (tras el verano) esa aventura en tierras inglesas, trabajando en una startup, sin alejarme mucho de mis amigos de siempre y conociendo a gente nueva que parecía haber llegado para quedarse…

london2

london

En cuanto a Laura, ella ya sabe hacia dónde quiere ir. Ahora tan sólo necesita un plan. Y es que éstas son las fechas en las que todos tomamos papel y boli y creamos nuestro propio plan para el nuevo año, una hoja de ruta, ese listado de objetivos que rara vez cumplimos, como eso de “comer sano”, “hacer deporte”… Seguro que alguna vez has hecho uno, ¿verdad?

Laura lo ha hecho, y me ha dicho que para este nuevo año quiere:

  • Viajar; ya sea por ocio o por trabajo, por voluntad o necesidad, quiere viajar.
  • Dormir, quedarse hasta tarde los domingos por la mañana, y algún lunes también.
  • Ir más al cine, comer palomitas, reírse a carcajadas, llorar cuando toque.
  • Entrar en museos, hablar con desconocidos, pasar horas mirando la misma obra.
  • Visitar a sus abuelos, preguntarles por su pasado, simplemente escuchar.
  • Enamorarse. Y desenamorarse. Y lo que surja.
  • Comer. Pero comer bien, sin preocuparse. Que comiendo también se disfruta.
  • Escribir. Ya sea cartas, notas, un blog… Dice que yo debería escribir más. Tiene razón.
  • Tener razón. Y equivocarse. Porque quien se equivoca es porque prueba. Y aprende.
  • Aprender. Y enseñar. Compartir conocimiento. Seguir aprendiendo.

Yo creo que son unos objetivos un poco ambiciosos; demasiado para tan poco tiempo, ¿no? Ojalá las semanas tuviesen un día más, así podríamos hacer más cosas. ¿Qué opinas? ¿Te imaginas semanas de ocho días? Sería… sería extraño… pero sería la leche, ¿te imaginas? ¿Qué harías si tus semanas tuvieran un día más?

Si nuestras semanas tuvieran un día “extra”, probablemente haríamos planes, arreglaríamos cosas, terminaríamos las tareas pendientes, o prepararíamos las que queremos empezar al día siguiente… Si tuviéramos un día más, seguramente no lo aprovecharíamos, sino que lo utilizaríamos pensando en cómo aprovechar el día siguiente. Pero, ¿tiene esto sentido? ¿Estaríamos realmente disfrutando de ese “regalo”, ese día que no teníamos ayer? O, visto de otra forma, ¿si no tuviéramos ese día extra? ¿Si éste fuera nuestro último día?

Puede que, en este punto, pienses que ya he caído en uno de esos tópicos, esas cosas sobre las que todo el mundo escribe pero nadie realmente conoce. Vive el momento, no te arrepientas de lo que hiciste sino de lo que dejaste sin hacer… Puede que tengas razón, puede que esté cayendo en un tópico, pero lo que tú hagas con el nuevo año estará en tus manos, yo te puedo decir lo que haré yo con el mío.

Haz planes, si quieres. O no los hagas. Pero actúa, arriésgate, prueba. Y si no sale como esperabas, entonces prueba otra cosa. Di lo que piensas, aunque alguien se enfade contigo. Sabrán lo que sientes, algunos lo entenderán, otros (pocos) lo compartirán. Y habrá merecido la pena.

Da las gracias. Saluda. Di “hasta pronto”. No digas “adiós”, nunca realmente es un adiós. Nunca, ni tampoco en esos casos. Siempre nos volvemos a ver. Sonríe. Da las gracias. Lo he dicho dos veces, lo sé, y aunque lo diga tres veces será lo más complicado de hacer. Da las gracias.

Equivócate. Si algo te deseo para el nuevo año, no es ni amor, ni paz, ni salud ni riqueza. Claro que te las deseo, pero preferiría que te equivoques. Equivocarse es bueno, significaría que has hecho todo lo anterior. Y, lo más seguro, es que no haya sido para tanto. Hace poco leí un texto que quería compartir contigo:

“I hope that in this year to come, you make mistakes.

Because if you are making mistakes, then you are making new things, trying new things, learning, living, pushing yourself, changing yourself, changing your world. You’re doing things you’ve never done before, and more importantly, you’re Doing Something.

So that’s my wish for you, and all of us, and my wish for myself. Make New Mistakes. Make glorious, amazing mistakes. Make mistakes nobody’s ever made before. Don’t freeze, don’t stop, don’t worry that it isn’t good enough, or it isn’t perfect, whatever it is: art, or love, or work or family or life.

Whatever it is you’re scared of doing, Do it.

Make your mistakes, next year and forever.” 

– Neil Gaiman – 

No te puedo decir mucho más, ahora te toca a ti. Si vas a hacer tu lista de propósitos para el nuevo año, piensa en lo que quieres hacer, y piensa en lo que realmente vas a hacer. Y si no lo cumples, no te preocupes, que sea porque has hecho otras cosas. Yo ya sabes lo que te deseo para el nuevo año, que te equivoques, y que lo disfrutes. Y hasta que nos volvamos a ver no te diré “adiós”, sino “hasta pronto”.

En estas fechas en las que todo el mundo se plantea diferentes propósitos, ¿qué te propones tú? ¿Alguna vez has elaborado uno de estos listados? ¿Y lo has cumplido? ¿Qué harías si tu semana tuviera ocho días? Compártelo con nosotros, y si te ha gustado este post (y, especialmente, si crees que puede ayudar a alguno de tus amigos), compártelo. Con suerte, para 2014, tendremos nuevos lectores y, con suerte, para 2014, escribiré más (y más a menudo) en el blog.

Hasta pronto.

BohemianLikeYou