Viajes

Guatemala (1)

«Hay cosas de Guatemala que jamás se olvidan: el olor de una tortilla recién hecha, la embestida a todos los sentidos de un mercado callejero típico, el placer de nadar en una cascada tras una sudorosa caminata por la selva, la gente que se conoce en ruta y que deriva en amistad para toda la vida…»

18394Con estas palabras comienza la introducción de mi guía sobre Guatemala (Lonely Planet, 4ª edición), que con suerte adquirí en los últimos minutos antes de coger mi vuelo hacia Miami en la terminal 4 de Madrid. Siempre me ha gustado eso de dejar las cosas para el último minuto, creo que se disfruta más con un poco de tensión en la vida. Los planes son buenos sólo cuando sabes que tienes margen para improvisar y cambiar a otros planes. ¿No es cierto?

Con estas palabras comienza también mi aventura, el que puede haya sido uno de los mejores veranos de mi vida, que trataré de resumir en los siguientes posts. En una de las primeras entradas de mi blog mencionaba que me apasiona viajar, conocer personas y culturas nuevas, y el destino me brindó esta oportunidad que no podía rechazar. Guatemala, el corazón del mundo Maya, es algo más que bonitos paisajes, majestuosos lagos e imponentes volcanes, ajetreados mercados y coquetas aldeas coloniales. Guatemala son sus personas, y es increíble el poco tiempo que se necesita para darse cuenta de ello.

IMG_3948

Hace un par de años conocí a Marien, una alegre guatemalteca dispuesta a cambiar el mundo. Con un bonito proyecto en mente, Marien me abrió las puertas de su casa, su familia y su país. En los siguientes posts hablaré también de ella, sus tres hermanas que han sabido ser también mis hermanas, sus padres que han sabido protegernos como si fuéramos sus propios hijos, y su bonita casa (todavía en proceso de construcción) a las afueras de la bulliciosa ciudad de Guatemala, en un bonito pueblo llamado San Lucas de Sacatepéquez. Y hablaré también de ese proyecto, Niños de Guatemala, pero eso será más adelante.

IMG_8331

Antes de ponernos a recorrer el país, conozcamos un poco de su historia. Es importante comprender que antes de los colonos españoles había vida en Guatemala.  Y no sólo “vida salvaje”, como se ha escrito en muchos libros de historia, sino vida de una inteligencia tal que permitió la existencia de una de las civilizaciones más importantes de la historia de nuestro tiempo: los Mayas. De ellos habréis oído hablar por las pirámides, sus artesanías, su calendario (y el tan debatido fin del mundo), entre otros. Pero hay mucho más.

mapaUna de las teorías comúnmente aceptadas propone que los primeros habitantes de América llegaron desde el Siberia, cruzando las tierras ahora sumergidas por el estrecho de Bering (10.000 a.C.). Estos nómadas, que convivieron inicialmente con los mamuts, migraron gradualmente hacia el centro y sur del continente, donde se asentaron  y basaron su modo de vida en la agricultura, artesanía y ganado. Los habitantes de la actual Guatemala trabajaron especialmente el maíz, un elemento muy importante en su historia ya que según la cultura Maya está en este cereal el origen de las personas.

La historia de la civilización Maya, recogida en varios libros entre los que destaca el Popol Vuh, marca un inicio en el 13 de agosto del año 3114 a.C., momento en que fue creado el mundo y la primera fecha en el calendario Maya de cuenta larga (más adelante dedicaré un post únicamente a este calendario). A continuación cito un extracto de la guía Lonely Planet antes mencionada sobre la creación del mundo:

«La fecha de la creación que aparece en inscripciones en todo el mundo Maya es 13.0.0.0.0, 4 Ahaw, 8 Kumk’u; según nuestro calendario, el 13 de agosto del 3114 a.C.

Ese día los dioses creadores colocaron tres piedras en las oscuras aguas que cubrían el mundo primigenio, formando una chimenea cósmica en el centro del universo. Entonces prendieron fuego divino mediante un rayo, dando así vida al mundo.

“Este relato de la creación tiene su eco en los primeros capítulos del Popol Vuh, libro compilado por miembros de la nobleza Maya poco después de la conquista española.

“Este es el relato de cuando todo es aún silencioso y plácido. Todo está inmóvil y en calma. Sosegado y vacío está el seno del cielo. Estas son pues las primeras palabras, el primer parlamento. Aún no existe persona, animal, ave, pez cangrejo, árbol, roca, valle, cañón, pradera o bosque…

“En completa soledad se hallan el Artífice y el que da Forma, Soberano y Serpiente Quetzal, quienes han parido y quienes han engendrado hijos. Está también Corazón de Cielo (un dios rayo), que según se dice es el nombre de dios…

“Entonces dieron origen las montañas del agua. Inmediatamente se formaron las grandes montañas. Fue sólo su esencia espiritual, su milagroso poder, la causa de la concepción de las montañas.”»

 IMG_4512

Similar a lo que sería una Biblia para los cristianos o un Corán para los musulmanes, el Popol Vuh narra la historia de la civilización Maya. Acerca de la creación de la humanidad, dice lo siguiente:

«Los dioses intentaron crear al ser humano tres veces antes de conseguirlo. Primero crearon a los ciervos y otros animales, pero no siendo estos capaces de hablar adecuadamente para honrar a los dioses, fueron condenados a ser devorados.

A continuación crearon una persona con barro. Al principio habló, “pero sin conocimiento ni entendimiento” y no tardó en convertirse de nuevo en lodo.

El tercer intento de los dioses fueron seres humanos tallados en madera; igualmente imperfectos, fueron destruidos. El Popol Vuh afirma que los supervivientes de estos hombres de madera son los monos que habitan en los bosques.

“Los dioses finalmente acertaron al descubrir el maíz, creando la humanidad:

“Así su cuerpo y forma recibieron la expresión de nuestra primera madres y nuestro primer padre. Su carne era simplemente las espigas amarillas y blancas del maíz…”.»

Se habla de tres períodos en la civilización Maya: el preclásico (2000 – 250 a.C.), en el que se dio el auge del comercio (sal, cacao y jade) y la construcción de las primeras grandes ciudades (Nakbé y El Mirador); el clásico (250 a.C. – 900 d.C.), fase en la que se desarrolló la civilización más brillante de la América prehispánica, abarcando las zonas de México, Honduras, Guatemala y Belice, se crearon grandes ciudades (entre las que destacan Tikal en Guatemala y Chichén Itzá en la península de Yucatán) y se desarrolló el calendario Maya; y el postclásico (900 – 1524 d.C), en el se inició la quiebra de la civilización Maya clásica, con el abandono de Tikal y el resto de la zona del Petén hacia las montañas del suroeste de Guatemala.

IMG_9066

En el siglo XVI llegaron los españoles de la mano de Hernán Cortés y Pedro de Alvarado, uno de sus más brutales lugartenientes, que arrasaron con la sociedad indígena a la que explotaron y esclavizaron durante el periodo colonial (hasta el siglo XIX). También llegó la Iglesia católica, que de la mano de frailes como Bartolomé de las Casas ayudó a denunciar la violencia en las colonias y conseguir que los esclavos pasaran a ser tratados como vasallos de la Corona. El proceso conversor de la Iglesia católica fue rápido gracias a su carácter pacífico y su tolerancia hacia las creencias tradicionales, dándose en algunos casos la mezcla entre ambas. La Iglesia también fomentó la educación en lenguas indígenas, cosa que hizo de esta religión una de las más fuertes del país.

A día de hoy, 15 de septiembre, en el año 1821, Guatemala conseguía su independencia de España uniéndose al fugaz imperio mexicano. Dos años más tarde, en 1823, Guatemala, El Salvador, Honduras, Nicaragua y Costa Rica formarían las Provincias Unidas de Centroamérica. Esta alianza, sin embargo, estuvo marcada por enfrentamientos civiles, hasta su disolución en 1840 cuando Guatemala obtendría finalmente la independencia total.

Los descendientes de los Mayas, junto con otros pueblos indígenas como los Xincas y los Garífunas, sobrevivieron a la época colonial, así como a los posteriores gobiernos (y sus terribles dictadores como el indeseable Rios Montt) de la República de Guatemala hasta la actualidad. De hecho, en torno al 60% de la población guatemalteca es indígena, y la mayoría vive de la agricultura y el comercio (telas, artesanías, alimentos…). Os dejo algunas fotos, espero que os gusten.

IMG_4033

IMG_4002

Guatemala es, sin duda, un país increíble que te deja sin respiración. Pero, además de hermosos paisajes, tiene una historia, y me parecía importante dar unas breves pinceladas sobre la misma. Soy consciente de que me dejo muchas cosas en el tintero, pero también os invito a que vosotros indaguéis por vuestra propia cuenta.

En las próximas entradas hablaré de algunos de mis viajes por el país, del calendario Maya, de la escuela en la que he pasado dos de los mejores meses de mi vida… y algunas cosas más. Gracias por leer (y compartir) este post. Ah, por cierto…

¡Felíz día de la Independencia!

BohemianLikeYou